Archivos para la categoría: Libros que ayudan

Escrito e ilustrado por Ziraldo. Editado por This side up.

Flicts es un color raro. No es rojo. Ni amarillo. Ni se parece al azul. Es sólo flicts. Es triste ser como él. Ningún color le deja que se acerque. Con ninguno combina. No hay ningún lugar para Flicts. Un día se detiene y deja de buscar.

Ziraldo reinventa el cuento del patito feo y nos lo cuenta con una sencillez formal encantadora. ¿Quién no se ha sentido alguna vez diferente e incomprendido?

Anuncios

Escrito e ilustrado por Lluís Farré. Barco de vapor.

Había una vez una niña hambrienta. Lo suyo no era una cosa cualquiera. Esta niña tenía un hambre atroz. Un hambre feroz. Se comía todo lo que hubiera en su casa. Y cuando terminaba, insatisfecha, se mordía las uñas. Un día su abuelo le preguntó si alguna vez había pensado hincarle el diente a un libro. Al principio se rió, le pareción una idea descabellada. Pero una noche, desesperada, cogió uno y… no pudo parar.

El mensaje está claro: “Niños, no seáis cabezones, los libros no dan urticaria. Probad a leer un poquito. Os gustará.”

Escrito por Gonzalo Moure, ilustrado por Fernando Martín Godoy.

Maíto Panduro es un niño gitano que vive en un barrio de chabolas. Tiene diez años y el apodo de su padre. Le gusta ir temprano al colegio para que su profesora le bañe y le quite los chugales (piojos). Maíto y Susana comparten un secreto, Panduro padre está en la cárcel…

Esta historia, que podría ser de un telefilme, en manos de Gonzalo Moure se convierte en un libro sencillo y encantador. En él conoceremos otras realidades, a menudo lejanas a la nuestra.

Si te animas a leerlo puedes utilizar esta guía de lectura.

 

Escrito por Davide Cali, ilustrado por Sonja Bougaeva. Libros del zorro rojo.

Malena es una niña gordita. Vive acomplejada porque hay niños que se meten con ella y le dicen tonterías. Así es imposible que le salgan bien las cosas. Un día su monitor de natación tiene una charla con ella y le enseña un truco. “Somos lo que pensamos que somos”…

Las ilustraciones de Sonja Bougaeva transmiten una gran ternura. Si tu hijo o hija tiene el mismo problema que Malena este libro te puede servir para ayudarle.